Cúrcuma “al fallo”

Hoy en día la inflamación está de moda, pero de las malas, como el pelo cardado. Y es que debido a los estilos de vida modernos con malos hábitos y sedentarismo junto con un nivel de estrés constante hacen que se cree el panorama perfecto a nivel metabólico para que se instaure un proceso inflamatorio crónico, de los que no generan nada bueno a largo plazo (ni a medio, ni a corto).

Es por ello que hoy vengo a hablarte un poquito más sobre la cúrcuma, que por si no lo sabías ya, es un super antiinflamatorio natural. Pero éste es solo su aspecto más conocido, porque como vas a ver en este artículo, aporta múltiples beneficios que iremos desglosando para que no te falten razones para incluirla en tu cocina en el día a día.

La cúrcuma es una raíz o rizoma con forma de gusano, familia del jengibre (zingiberáceas), con color naranja intenso por dentro. Tiene un sabor cálido, amargo y algo aromático y picante. Es originaria de China, India y oriente medio, dónde ya desde hace siglos se lleva usando como remedio natural y en platos típicos como el curry. La parte que nos interesa es su polifenol llamado curcumina, que es quien la va a dotar de las siguientes propiedades:

Es un potente antioxidante actuando contra la irritación y degradación provocada por  los radicales libres.  Tiene una gran acción desintoxicante de productos carcinógenos y una profunda acción inmunomoduladora que protege los genes de la mutación. Genera una acción letal contra células cancerosas y reduce la angiogénesis (creación de nuevos vasos sanguíneos en procesos tumorales). Potencia la acción de otros fármacos anticáncer.

Es un antiinflamatorio eficaz, equiparándose al famoso ibuprofeno, y restando los efectos secundarios de malestar estomacal que suelen provocar los AINES. Es por ello que en afecciones degenerativas e inflamatorias se han observado resultados bastante convincentes sobre mejoría no solo a nivel de dolor sino de acción regenerador de cartílago y protección de la mucosa gástrica y duodenal.

Algunos estudios han demostrado beneficios neuroprotectores de la cúrcuma en enfermedades como Alzhéimer, reduciendo la formación de placas amiloideas en el cerebro. Mejora la conexión neuronal y facilita procesos de cognición y concentración.

Mejora la salud cardiovascular actuando de cardioprotectora ya que reduce los triglicéridos, la presión arterial y la glucosa en sangre. Mejorando así aparición de enfermedades metabólicas como diabetes tipo 2, ovarios poliquísticos, hígado graso…

A nivel digestivo a parte de actuar como antiinflamatorio local reduciendo la permeabilidad intestinal, mejora el estado de la microbiota y regula el pH estomacal.

Para que todo eso ocurra es necesario hacer un uso inteligente de ésta, ya que tiene una biodisponibilidad muy baja y su paso por nuestro cuerpo es muy breve. Es decir, se absorbe muy poco y lo eliminamos muy rápido. Para mejorar su absorción ha de ir siempre emparejada con piperina (pimienta) y algún tipo de grasa (AOVE, coco, huevo, Lácteo). La dosis varía entre 1,5 a 3 gramos dos o tres veces al día. Si buscas potenciar el efecto antinflamatorio puedes tomarla con omega 3 para que hagan sinergia.

Ya sea en polvo seco o en su versión más fresca, es una super especia que da mucho juego para ponerte creativo en la cocina. Mi plato favorito es con huevos fritos en ghee (o plancha) junto con ajo negro, jengibre, cúrcuma, pimentón, pimienta y ajo en polvo. Los llamo SPICY EGGS , es un plato rápido de preparar y super nutritivo  a parte de rico. Pero siempre tienes opciones como hacer un buen curry y echar bien de cúrcuma o simplemente en infusión con jengibre y limón. Nada como probar y experimentar cómo te va mejor a ti.

En caso de buscar la vía fácil con un suplemento, como mínimo que tenga 500mg de curcumina y 20mg de piperina.

Y no quiero acabar este artículo sin recalcar que todo esto no sirve de nada si tus bases de estilo de vida no van acorde con unos buenos hábitos. Descanso, ejercicio, gestión del estrés, ritmos circadianos y buena alimentación son la base de la pirámide para construir tu salud.

También te puede interesar

Aún no eres miembro del Club Camaleón?

Apúntate a la
lista de espera