La mejor postura es la que menos dura

En los últimos años nos hemos acostumbrado a escuchar cuáles son las mejores
posturas para estudiar, para trabajar, para levantar peso, para dormir, etc. Y como te
salgas de ellas, “algo muy malo te pasará”, o ese es el miedo que nos han metido en la
cabeza. Hoy vamos a hablar de la realidad, de que la mejor postura es la que menos
dura.

Empecemos por el principio, hay que partir de la base, ¿Qué es el dolor?, el dolor no es
más que tu cuerpo queriéndote decir algo, cuando pones la mano en el fuego, te quemas
y antes de quemarte la piel, el músculo y el hueso, quitas la mano del fuego, porque en
un proceso de milésimas de segundos tu cuerpo ha identificado ese fuego como una
amenaza.

Ahora llevemos esto, al tema que nos interesa hoy, ¿alguna vez te has sentado de la
forma que nos dicen que es una “buena postura” y se te ha aliviado algún dolor?, por
ejemplo, en el colegio siempre nos han dicho que la mejor postura es tener la espalda
recta, apoyada en el respaldo de la silla, los pies apoyados en el suelo y la mirada
erguida hacia delante. Yo siempre he sido de hacer caso a estos consejos, seguramente
tú, al igual que yo, no has sentido ningún alivio al hacerlo, de hecho al cabo de un tiempo
seguro que acababa molestándote el cuello o la espalda más que antes.

Ahora unamos estos dos conceptos, si te preguntas a ti mismo, ¿por qué me duele el
cuello si tengo una “buena postura”? Yo te respondo, porque cualquier postura
mantenida en el tiempo va a provocar dolor, que no es más que tu cuerpo diciéndote:
MUÉVETE.

Y si lo piensas tiene lógica, si pasas muchas horas diarias trabajando ó
estudiando con las mismas posturas, la gravedad hace que todo el peso recaiga sobre el
mismo ángulo, en las mismas articulaciones e involucrando la misma musculatura.
Por lo tanto “la mejor postura es la que menos dura” y la solución es moverse más, para
contrarrestarlo.

Pero no es tan simple como moverse sin sentido, lo que hago yo, es ver
cuál es la postura que más estoy manteniendo en el día y el ejercicio que elijo, es uno
contrario al de la postura que estoy manteniendo, por ejemplo, si paso mucho tiempo
sentado con los hombros hacia delante y la cabeza agachada, los movimiento que haré
serán extensiones de columna (lo contrario a la flexión que he mantenido durante horas).

Para ello, yo siempre aconsejo los snacks de movimiento; ejercicios simples, que no te
llevan más de 1 minuto realizarlos e intentar hacerlos cada 30-40 minutos (o cuando te
sea posible), si eres un camaleón tienes en la sección de movilidad más de 50 ejercicios
distintos que te pueden ser de gran ayuda.

También te puede interesar

Aún no eres miembro del Club Camaleón?

Apúntate a la
lista de espera