Planificación mensual de entrenamiento evolutivo de fuerza, resistencia y Trail Running, con pautas y mensuales de nutrición y hábitos ancestrales.

1- Con una ducha matutina, después de levantarte, mientras que se hace el café o la infusión, puedes empezar con agua tibia e ir enfriándola gradualmente hasta ponerla al máximo y ahí, intenta aguantar al menos 20 o 30 segundos. Al principio será normal que sientas que te cuesta controlar la respiración pero si lo sigues entrenando verás que en poco tiempo le coges el gustillo.

2- No abrigándote en exceso, por ejemplo, si sabes que vas a pasar de tu casa al coche, o del coche al trabajo o al gimnasio, y ese trayecto es de 5 o 10′ máximo, no te pongas el abrigo, usa esa ropa para tiempos prolongados en la calle.

3- Después de entrenar es un gran momento para terminar la ducha con agua helada, además de que es cuando menos te va a costar, la relajación que te aportará el cansancio físico junto a la liberación de endorfinas, adrenalina, noradrenalina etc será un cocktel perfecto para descansar o para estar en un estado de ánimo y de concentración top.

Apúntate a la
lista de espera